"I Concurso Wikanda: Misterios, Enigmas y Leyendas de Andalucía"

Alcazaba de malaga

De Wikanda
Saltar a: navegación, buscar

La Alcazaba de Málaga es una fortificación palaciega de la época musulmana. Se encuentra en las faldas del monte Gibralfaro en cuya cumbre se halla el castillo del mismo nombre. Alcazaba y castillo están unidos por un pasillo de monte resguardado por dos murallas zigzagueantes o rampantes llamado La Coracha.

Ocupaba el extremo oriental del desaparecido recinto amurallado de la ciudad, como todas las alcazabas musulmanas, de manera que los frentes de mediodía, poniente y norte quedaban a intramuros.

La Alcazaba se encuentra asimismo junto al teatro romano de Málaga, el parque de la ciudad y frente al puerto, en un enclave singular. La alcazaba de Málaga fue residencia de reyes y gobernantes musulmanes y cristianos. Fue construida por Badis-Maksan, pero el emir cordobés Abderrahmán I (756-788) complementó el edificio con otras estructuras. En el año 1065 paso a poder del reino de Granada, cuyos reyes la engrandecieron nuevamente.

Entre los siglos XIII y XVI el edificio fue reformado y fusionado con el de castillo de Gibralfaro. Su relevancia siguió con los Reyes Católicos, quienes levantaron su cruz y su pendón en la torre del Homenaje. El recinto fue habitado por Felipe IV en 1624. Carlos III ordenó tirar las murallas y construir residencias.

Una de las notas históricas más significativas fue el asedio que sufrió la ciudad en época de los Reyes Católicos. En 1487, tras un largo periodo de bloqueo, la ciudad se rindió ante los monarcas cristianos quienes enarbolaron su cruz y su pendón en la torre del homenaje. Este episodio se narra en uno de los tableros que se conservan en el coro de la Catedral de Toledo.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

3.0/5 (2 votos)