"Ebook del I Concurso Wikanda"

Club Atlético Cruceño

De Wikanda
Saltar a: navegación, buscar

El Club Atlético Cruceño es el equipo de futbol de Villanueva de las Cruces, (Huelva)

Reseña histórica

Cuando expiraba el año 1985 se concluyeron las obras del terreno de juego del campo de fútbol de Villanueva de las Cruces. Estas instalaciones, todavía carentes de vestuarios y cerramiento, sembraron la semilla, que posteriormente regaron un grupo de cruceños, en una reunión que se celebró el día 15 de febrero de 1986 en el local de la Asociación Cultural Juvenil El Patio. Ese dia nació el Club Atlético Cruceño. Allí se acordó el nombre del club, se encargaron varios bocetos para el escudo, se habló de los colores de la camiseta y que la primera directiva saldría de una nueva reunión, que quedó convocada para 14 días después. Una vez concluida la asamblea se inscribieron espontáneamente los primeros socios que abonaron una cuota anual de mil pesetas.

El 1 de marzo de 1986 tuvo lugar en el salón de la Hermandad de San Sebastián, la votación del primer Presidente del club. Este Honor recayó en la persona de Luis Carrascosa Lagos, que posteriormente eligió a los miembros de su Junta Directiva.

La plantilla estaba compuesta íntegramente por jugadores de la localidad. Los entrenamientos, los primeros partidos y los primeros partidos amistosos se iniciaron bajo la dirección técnica de Manuel Poleo Poleo. De esta manera comenzó la primera etapa del Atlético Cruceño

Un año después entra como presidente Domingo Delgado Charneco y Manuel Poleo dimite como entrenador, pasando a ser jugador. El día 28 de marzo de 1987 se elige para su sustitución a Jose Mª. Cortés Medel y como preparador físico a Gonzalo Charneco Poleo, a partir de ahí se empezó a preparar el equipo para entrar en competición oficial ese mismo año. Se concierta un mayor número de partidos amistosos. El primero se disputó el 4 de abril contra Braseria La Jaca de Huelva. Ese dia se alinearon: José Manuel, Juanito, Bayo, Manolo, Santos, Bartolomé, José, Juan, José, Antonio José, José Agustín, y Alonso. En el transcurso del partido entraron: Juan Soltero, Fernando Poleo, Andrés, Cholo, y Manolo Macias. El resultado fue 6-2, con tres goles de José, dos de Bartolomé y uno de Alonso. El colegio de la localidad fue utilizado como vestuario. Al igual que en el resto de los partidos amistosos disputados en Villanueva de las Cruces durante ese año. El partido lo recordará Manolo Macias por ser su primer encuentro como jugador cuando contaba 14 años de edad.

Una semana después el Cruceño venció a San Silvestre de Guzmán por nueve tantos a tres, resultado que supone el récord de goles del equipo hasta la fecha.

El Club seguía celebrando encuentros amistosos, en los que probaba y preparaba a los jugadores que formarían la plantilla de la temporada 1987-88. Entre los equipos rivales hay que mencionar al: Calañas, Florida, Santa Barbara, Bonares B y Sporting Onubense. Se puede nombrar también a los jugadores utilizados en esos partidos, que junto a los ya mencionados fueron: Paco Macias, Vicente, Antonio Medel, Juan Mª., Andrés Carmelo, Juan Villarreal, Nino, José Rosario Chilin, Salva, Francisco José, Pedro Alonso, Eduardo, Carmelo Simon, José Manuel, Quinino, Bermudez y Benito.

Temporada 1987-1988, comienza la fiesta.

El campo de municipal no estaba preparado para albergar los primeros partidos de la 2ª, Categoría Regional. La directiva se puso en contacto con so homónimo del Club Atlético Tharsis, para solicitar la cesión de su terreno de juego, para la celebración de los encuentros que debía disputar el Cruceño como local a lo largo de toda la temporada. El Club minero accedió gentilmente.

Una semana antes del inicio de la competición, se hizo cargo de la plantilla el tharsileño Pablo Garcia, que dejo a su paso por el Cruceño, su sello de seriedad y trabajo.

El pistoletazo de salida estaba programado para el día 4 de octubre, pero las inclemencias climatológicas en forma de fuerte aguacero, persuadieron al colegiado de la contienda para suspender el choque previsto en Tharsis, contra el Almonte

FUTBOLISTA 0001.jpg

El debut en competición oficial del Atlético Cruceño se producía siete días después en Calañas, contra el equipo titular de la población y que a la postre se proclamaría campeón de la categoría. La alineación cruceña estuvo compuesta por: Sebastián, Juanito, Bayo, Bermúdez, Antonio Medel, José, Bartolomé, Juan José, Alonso, Nino y Pedro Alonso. Cholo sustituyó a Antonio Medel y Carmelo Simón a Pedro Alonso. La falta del rodaje del equipo unida al acierto local, dejaron como resultado final un 7-0, que supone la segunda mayor goleada encajada, de toda su historia.

En la jornada siguiente, Nino anota el primer gol para el Cruceño, que sin embargo no fue suficiente para derrotar al Herrerías. La primera victoria llegó a lo grande, al vencer a Las Colonias en la 5ª jornada por cuatro goles a uno. Los goles de aquel histórico partido, jugado el 1 Noviembre de 1987, los materializaron: Juan José, Carmelo Simón, José y Alonso

Con la llegada del nuevo año (1988) el equipo vive sus mejores momentos de la temporada. Se encadenan seis triunfos consecutivos, con victorias memorables ante Almonte Calañas, que han quedado para siempre en la memoria de los aficionados. El Almonte cayó derrotado en su campo con un gol de Alonso en un partido cargado de incidentes, cuando los locales lideraban la clasificación. Una semana después durante la festividad de San Sebastian, el Calaña nuevo líder, visitaba el Santa Barbara. El Cruceño se hizo con los dos puntos en el tiempo de descuento, al transformar Nino un penalti más que dudoso

Como resumen de la temporada 1987-1988, hay que destacarla como una de las más meritorias de la historia del club. La competición entrañaba mucha dificultad para afición, directiva y jugadores locales, por el desconocimiento de la categoría al ser los primeros partidos que se disputaban de forma oficial. Era muy complicado traer jugadores foráneos de solvencia, ya que el equipo era totalmente desconocido en la provincia. El principal handicap radicaba en tener que jugar todos los encuentros fuera de la población.

A pesar de todo eso, la ilusión se instaló en el corazón de los que apostaron por este gran sueño, y el equipo culminó la temporada con un éxito rotundo. Quince partidos ganados y solo diez perdidos, séptimo pero a un punto del Jabugo, que acabó cuarto.

Primera Regional.

En la temporada 1988-89 desaparece la Segunda Regional y se forman dos grupos en Primera Regional. El Cruceño entra en el de la sierra donde el nivel es muy superior al de la temporada anterior en la Segunda.

La plantilla se refuerza con las incorporaciones de: Miguel, Parra, Melchor, Manuel Jesús, Romero, Nogales, Davila, Antón, Quico, Moreno y Escudero. En el mes de Enero se cesa a Pablo Garcia que es sustituido por Paco Gonzalez Vázquez. Pero la principal novedad de la temporada, es el Campo Municipal de la Cañada, escenario ya de los partidos locales del equipo. El fútbol con letras mayúsculas llega a Villanueva de las Cruces, una vez concluidas las obras de los vestuarios y el cerramiento de su recinto deportivo.

En ese año comenzó la rivalidad con Alosno, los dos partidos acabaron con empate en el marcador y con incidentes entre los jugadores. Manolo Macias le hace tres goles al Cumbres y Jose desde el punto de penalti, repite la gesta contra el Cerreño, el día de San Sebastian

Con la temporada 1989-90 se entra en el periodo más negativo del club, que duraría cuatro años. Los jugadores nuevos en ese ejercicio fueron: Mier, Lucas, Joaquin, Juan Ramón, y Serrano (portero). Paco Macias anotó el gol 100 de competición oficial en Paymogo.

El 26 de febrero de 1990 se celebró el partido más curioso y anecdótico del Cruceño hasta hoy. Se disputó en el Granado y acabó con el resultado inesperado de 8-6. Solo acudieron siete jugadores a la cita y se decidió completar la alineación con sancionados y otros que no pertenecían a la plantilla, sin que los locales se apercibieran del múltiple "gato". El resultado en el descanso era de seis goles a uno, pero el Cruceño marcó cinco goles en quince minutos y se puso 7-6 en el minuto 76, ante la sorpresa de todos los presentes. El quinto gol local lo materializó Serrano (portero suplente, que por falta de jugadores se alineó en la defensa) de un soberbio disparo desde fuera del área, pero en propia puerta. Ni corto ni perezosos los jugadores del Cruceño celebraron el gol como propio, en plan de pitorreo. Es posible que sea el único gol de competición oficial, que hayan celebrado los dos equipos a la vez.

Manuel de los Santos Medel entra como presidente por primera vez, en la temporada 1990-91. Fue un año aciago, con el equipo en los últimos lugares de la clasificación, durante todo el campeonato. Paco Gonzalez dimitió como entrenador en la sexta jornada, después de caer derrotados en Zalamea por 3-0. Pablo Garcia Torres regresó al club para coger las riendas del equipo. Al final se contabilizan solo diez puntos en la clasificación, con cuatro victorias en casa y una fuera. Esta última fue la mas resonante, se ganó en Calañas por 3-7. El Calañas protagonizó otro marcador espectacular, al perder en Valdelamusa por 16-. En esa temporada llegaron al Cruceño: Martin, Juan, Antonio, Salabay, Rigores, Chilin...

En la temporada 1991-92 se produce otro relevo en el banquillo, abandona la nave Pablo y le sustituye su paisano Martin Fernande. De esa temporada se recuerdan los quince jugadores de Tharsis que formaron parte de la plantilla.

La temporada 1992-93 se puede considerar la más negativa en la historia del Club. Por primera y única vez se clasifica en último lugar, y no logra puntuar en ninguno de los doce desplazamientos. Pero lo peor fue el cierre del campo después de un partido con la Zarza, los incidente de Alosno, con tres expulsados a la agresión de Salibai a un juez de linea en un encuentro contra el Aroche, que le costó dieciocho partidos de sanción. La mayor goleada encajada por el equipo hasta la fecha, se producía el 7 de Marzo de 1993 en Nerva, Martin acababa de dejar el equipo y debutó Juan Soltero. El Nerva se quedó con un jugador menos en el minuto doce, pero eso no le privó de endosar un 8-0 humillantemente. Pero también se recordarán los dos goles de Ruina al Alosno, y el gol que le marcó Chiqui de cabeza a José Agustín en un Repilado 6 -Cruceño 4, por cierto aun se pregunta Jose Agustín, de donde salió el delantero serrano.


En la temporada 1993-94 el Cruceño empieza a remontar el vuelo.Vuelve Paco Gonzalez a la dirección técnica y llegan jugadores como: Manolo, José Manuel, Juanfra y Pepe. El equipo llega a liderar la competición, venciendo en las cuatro primeras jornadas, pero después se fue desinflando poco a poco. La victoria que se celebró más ese año, fue el Cruceño 5-Alosno 0.

La temporada 1994-95 fue la primera de Juan Soltero al frente de la plantilla,si exceptuamos los seis partidos finales, que dirigió al equipo en la 92-93. El Cruceño seguía mejorando poco a poco y lo hacía con mayoría de jugadores locales.

Como ejemplo, decir que en la tabla de goleadores de ese año, solo aparecen Nogales y Matias con un gol. Los 34 restantes los anotaron jugadores locales. Ese año José anotó ocho goles de falta directa, marca que está al alcance de muy pocos jugadores. Hay que destacar un tema controvertido, el día 22 de Abril de 1995 el Cruceño recibía en La Cañada la visita del Calañas, después de caer derrotado una semana antes en Santa Barbara por 7-1. Por este motivo, un sector de la afición que asistió al encuentro recibió al equipo con pitos y posteriormente con insultos injustificados. Este lamentable comportamiento no se ha vuelto a repetir y esperemos que así sea en el futuro.

En la temporada 1995-96 continuaba el progreso del equipo, cosechando el sexto lugar de la clasificación, en el complicada grupo de la costa. Disfrutamos de la mayor goleada obtenida hasta la fecha; 8-0 al San Juan, y de las brillantes victorias conseguidas ante los dos mejores equipos de esa campaña: Pinzón y Paterna marcaron. En el compromiso negativo, hay que recordar el desagradable partido jugado en Rociana, donde los jugadores condales intimidaron verbal y físicamente al colegiado y jugadores cruceños, logrando de esta manera una vergonzosa victoria. Por ultimo reseñar la llegada de Serrano y Lema, que abrieron el camino de los jugadores provenientes de El Cerro.

En la temporada 1996-97 se contratò a Antonio Toledo para llevar la nave hacia un puerto que ya no parecía tan lejano; el ascenso; pero para alcanzar esa meta aún faltaba la mentalización de una buena parte de la Junta Directiva y de la propia afición. Había mucha competencia en el grupo, con Olont, Los Dolores, Moguer, Hinojos,Isla B, Aljaraque, y Mazagon entre otros. El Cruceño estaba haciendo una magnifica temporada hasta la visita a Los Dolores, donde se perdió. Quedaban cuatro jornadas y en ninguna de ellas se anotó el triunfo. Este año llegaron el guardameta Carlos y el central Agustín, que precisamente fueron los jugadores más destacados.

La temporada 1997-1998 fue la del ascenso a Regional Preferente. Cambiamos de grupo y esto fue determinante para obtener el segundo puesto, que daba derecho a jugar la fase de ascenso. El entrenador ese año era Alonso Limón y en la plantilla solo había cinco jugadores foráneos, los cerreños Carlos Ifo y Serrano, junto a los onubenses Pepe y Eugenio. Con estos mimbres se marcaron 74 goles a favor por solo 29 en contra.

Cristalizó la victoria número 100 en Campofrio y poco después Coto lograba el gol 500 en Isla Cristina. En la fase de ascenso solo se pudo vencer el primer partido en Aljaraque, que sumando tres empates, valió el tercer puesto detrás de Isla B y Zalamea. Pero la renuncia del Cerreño a continuar en Preferente nos abrió la puerta del ascenso, previa eliminatoria con el Hinojos, que también renunció.

Con el boleto de la Preferente en la mano, la directiva convocó una asamblea de socios para conocer la opinión de estos, sobre la conveniencia o no, de subir de categoría. En dicha asamblea prevaleció la opinión del ascenso, si no hubiese sido así, el club habría cometido el mayor error de su historia. Jugar en Preferente para un equipo de una población pequeña como Villanueva de las Cruces, da un nombre y un prestigio que jamás se hubiese alcanzado permaneciendo en Primera Regional. El Cruceño hoy, es un equipo respetado y admirado en toda la provincia de Huelva, por jugar en Preferente.


FUTBOLISTA 0002.jpg

Regional Preferente. La apoteosis.

Categoría nueva, entrenador nuevo. Quico Marin llegó para afrontar el sueño hecho realidad, del Preferente. Fue un entrenador controvertido en su paso por el Club. Se marchó sin el reconocimiento debido a su labor. A cambio de eso fue criticado por un amplio sector de la afición (el mismo caso que algún jugador en alguna temporada concreta). Quico supo trabajar con la plantilla completa, sacándole el rendimiento adecuado y los resultados cosechados no admiten discusión.

Los resultados mas llamativos se dieron fuera de casa, con las victorias en Cortegana (1-2) y Valverde (0-1) y el empate (0-0) frente al recreativo B en Los Maristas. El equipo no efectuó un juego demasiado brillante, mostrando sus carencias ofensivas. Pero cuatro victorias consecutivas, conseguidas en la segunda vuelta, ante el Pinzon, Olont, Olimpica y Punta Umbria, le auparon a un sorprendente noveno puesto final. La hazaña fue celebrada con banda de música, al termino de la visita del Moguer, que cerraba la campaña

La temporada 1990-00 está muy reciente, por este motivo solo hay que comentar que el Cruceño dio la imagen de equipo consolidado en la categoría.

En la presente 2000-01, el club continúa escribiendo su leyenda, con Juan Carlos en el banquillo y novedades en la plantilla, que nos permita continuar el sueño.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

2.3/5 (9 votos)