"I Concurso Wikanda: Misterios, Enigmas y Leyendas de Andalucía"

HISTORIA DE CARBONEROS

De Wikanda
Saltar a: navegación, buscar

Historia [editar] Las explotaciones mineras de Carboneros

La ocupación más antigua que tenemos documentada para este municipio está vinculada a las explotaciones mineras de Sierra Morena, se trata del poblado minero Los Palazuelos, aunque resulta difícil identificar las construcciones romanas por la gran cantidad de construcciones posteriores, ya que la mina se mantuvo largo tiempo en explotación. De este lugar proceden un buen número de herramientas romanas, sellos de plomo, cerámicas y un relieve con motivos mineros.

Carboneros que debe su nombre a la actividad del carbón vegetal que aquí se producía, fue fundada por Carlos III en el año 1767, disfrutando hasta 1835 de todos los privilegios que recogía el fuero de población al que debían someterse todas aquellas poblaciones creadas dentro del sistema de colonización ideado por el ilustrado reformista, el intendente de las Nuevas Poblaciones de Sierra Morena, Pablo de Olavide, que tropezó con muchas dificultades, que se salvaron por el desarrollo de la minería del plomo en el año siguiente. A partir de 1835, con la extinción del sistema de colonización y del real gobierno, la población de Carboneros entró dentro de lo que se conoce con el nombre de su etapa de régimen municipal ordinario.

Los datos históricos más importantes de Carboneros están relacionados con la minería, ya que la riqueza minera en plomo facilitó la permanencia de muchos de los colonos allí instalados. Las explotaciones alcanzaron su apogeo en la segunda mitad del siglo XIX cuando el distrito minero de Linares-La Carolina llegó a ser el máximo productor mundial de plomo. [editar] La colonización

El proyecto de colonización de esta zona de la Sierra se enmarca en el conjunto nde reformas estructurales emprendidas por los Borbones, especialmente por Carlos III y sus ministros ilustrados y alcanzan su máximo desarrollo en la segunda mitad del siglo XVIII.

Se pretendía cubrir un doble objetivo: el asentamiento de una población estable a lo largo de los Caminos Reales de Andalucía y Valencia, lo que facilitaría la seguridad de los trayectos afectados por el bandolerismo y la puesta en cultivo de importantes extensiones de tierra.

Con este fin, a partir de 1767 se procedió a la introducción de colonos y al reparto de las tierras asignadas a la construcción de edificios públicos, viviendas, caminos, pozos, etc... y al señalamiento de zonas para uso comunal.

A pesar de los problemas iniciales, errores de previsión y fracasos parciales, como resultado de la nueva población de españoles y extranjeros católicos, se produjo el establecimiento de una extensa y jerarquizada Red de Asentamientos (La Carolina como capital de las Nuevas Poblaciones, 8 núcleos o parroquias principales y 23 aldeas o lugares).

Carboneros formó parte de la segunda tanda de asentamientos desarrollados a partir del mes de marzo de 1768, en julio de ese mismo añon se citaba ya a Carboneros comno muy adelantado en su implantación. La Aldea denominada La Escolástica se construyó también en fecha muy temprana, casi al mismo tiempo que Carboneros, mientras que las restantes son fundaciones más tardías.

A mediados del siglo XIX, la localidad de Carboneros nos aparece ya compuesta por un total de 146 vecinos.

A mediados del siglo XIX, la actividad productiva más significativa del término municipal va a ser el olivar y la producción de aceite, una producción que para el municipio contaba con un total de 10 molinos aceiteros, pero no sólo se producia aceite, también se cultivaba trigo, centeno, hortalizas, frutas y vino a la par que mantenía una significada ganadería y se practicaba la caza abundante en la zona.

Los límites del término municipal de Carboneros coinciden prácticamente con los establecidos en la delimitación inicial efectuada en el año 1768, aunque los contornos exactos no se fijaron de manera fehacinte hasta 1773, cuando se realizó la Mojonera general, durante el mandato del Intendente Miguel de Ondeano.

Algunos de los apellidos coloniales que aún perviven son: Avi, Neff, Mesbauiles,Trunser, Ibac, Teclesmayer, Kobler, Divols, Wasmer, prigmán, Yegler, Aufinger, etc...

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente3.25/5

3.3/5 (8 votos)