"I Concurso Wikanda: Misterios, Enigmas y Leyendas de Andalucía"

Parque natural sierra tejeda

De Wikanda
Saltar a: navegación, buscar

El Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama, de 40.600 hectáreas de extensión, está situado sobre los relieves montañosos de las Sierras de Tejeda y Almijara, entre las provincias de Málaga y Granada. Es de dirección aproximadamente noroeste a sureste, y llega hasta el mar en la zona del Paraje Natural Los acantilados de Maro. El paisaje es escarpado y abrupto, con numerosas crestas y profundos valles, como el cañón del Río Verde. Sierra Tejeda es la parte la más elevada de este conjunto montañoso, llegando a los 2066 metros en el pico de La Maroma.

Desde un punto de vista geológico, en Sierra Tejeda aparecen mármoles calizos y dolomíticos, aunque también es posible encontrar esquistos y gneises. En Sierra Almijara, la más oriental y de mayor extensión, se encuentran las mismas rocas que en Sierra Tejeda, aunque predominan las formaciones de mármoles dolomíticos.Las Sierras Tejeda y Almijara constituyen un impresionante macizo montañoso situado como barrera geográfica entre las provincias de Málaga y Granada a las que separa mediante su línea de cumbres. En la primera constituye la espina dorsal de la comarca conocida como "Axarquía" (la oriental para los árabes), bastión irreductible de la cultura mudéjar. Para la segunda, se articula como telón de fondo en las fértiles tierras de Alhama, en el poniente granadino, como contraste físico de sus fértiles y blandos campos de olivos y cereal.


Con una extensión de 40.663 hectáreas, este Parque Natural abarca la gran parte del macizo montañoso que va desde el río Puente de Piedra en Alcaucín (Málaga), hasta la carretera de la cabra montés en Otívar (Granada). Aquí se incluyen una alineación continuada de escarpes rocosos que constituyen la altura más prominente de la geografía sureña hasta la costa portuguesa. Con sus 2.068 m. de altitud, el pico Maroma no encuentra rival, siendo la atalaya dominante hacia el poniente con espectaculares panorámicas sobre las dos orillas del Mediterráneo.


El nombre de Tejeda deriva del elevado número de tejos que en otro tiempo poblaron la sierra. Por su parte, Almijara deriva del nombre árabe "almijar", que significa "escurridero", posiblemente en alusión a la rapidez con que escurren las aguas de lluvia por estos arroyos hasta el mar o también por deformación de "Sierra de los almijares", en alusión a la abundancia de estas estructuras (actualmente llamadas paseros) en las viviendas rurales que se utilizaban para secar higos y uvas principalmente.


A primera vista, estas montañas guardan mucha similitud con los grandes macizos montañosos del norte, especialmente con los Picos de Europa de los que son casi simétricos en el conjunto de la Península Ibérica. Su proximidad al mar, sus cotas similares así como un sucesivo ir y venir de agudas crestas y profundos barrancos son los responsables de tal analogía. Igualmente sus blancas rocas calcáreas e incluso algún que otro curso de aguas salvajes que se despeña indómito, en una apresurada carrera por llegar a la quietud de las llanuras granadinas o la costa mediterránea, hacen de este paisaje un paraíso hasta ahora olvidado de clara singularidad en el conjunto del territorio andaluz.


Desde siempre han sido montañas llenas de historias y leyendas sobre rebeliones, contrabando, furtivismo y resistencia al orden establecido que a lomos de arriería o de boca en boca circularon hasta no hace muchos años colando por los escasos puertos que comunican ambas vertientes. Han sido territorios ásperos, donde la vida era más bien supervivencia a costa de maltrechos viñedos por la filoxera, suelos erosionados por lluvias desbocadas en los que olivos, almendros y sembrados generaban rentas escasas. El esparto de sus rocosas laderas, la resina de los erguidos pinos, el carbón de la madera y leña de árboles o matorrales e incluso la nieve de las cumbres en años favorables, junto con el uso ganadero de los montes y la caza, contribuyeron al sustento de sus pobladores.En el Parque Natural de la Sierras de Alhama, Tejeda y Almijara están incluidos parte de los términos municipales de Alhama de Granada, Arenas del Rey, las Entidades Locales Autónomas de Játar y Fornes, Jayena y Otívar, así como los malagueños de Alcaucín, Canillas de Albaida, Canillas de Aceituno, Cómpeta, Frigiliana, Nerja, Salares y Sedella. Para delimitarlos de una forma rápida podemos decir que es el espacio comprendido entre el río Puente de Piedra en Alcaucín hasta la denominada carretera de la Cabra Montés en Otívar. Según el decreto de 15 de junio, la riqueza de su ecosistema "representativo de los diferentes pisos altitudinales del entorno mediterráneo, dando cobijo a toda una serie de recursos naturales" han justificado su aprobación. No en balde afectará a cerca de 40.663 hectáreas situadas entre los 300 y los 2.065 metros.


Para más información, visite Andalupedia

http://www.andalupedia.es/p_termino_detalle.php?id_ter=19274

Principales editores del artículo

Valora este artículo

2.8/5 (4 votos)