"I Concurso Wikanda: Misterios, Enigmas y Leyendas de Andalucía"

San Antón

De Wikanda
Saltar a: navegación, buscar

San Antonio Abad, cuyo nombre significa "El Floreciente" es el protector de los animales, los tejedores de cestas, los fabricantes de cepillos, los carniceros, los enterradores, los ermitaños, los monjes, los porquerizos y los afectados de eczema, epilepsia, ergotismo, erisipela, y enfermedades de la piel en general, así como de los amputados.

200

Nació en el pueblo de Comas, cerca de Heraclea, en el Alto Egipto hacia el año 251, la fecha no está clara. Vivía con A los 18 años queda huérfano, junto a su hermana, a la muerte de sus padres. Durante una celebración Eucarística escucho las Palabras de Jesús: "Si quieres ser perfecto, ve y vende todo lo que tienes y dalo a los pobres".  Entregó su hermana al cuidado de las vírgenes consagradas , distribuyó sus bienes entre los pobres y se retiró al desierto, donde comenzó a llevar una vida de penitencia.

Con el tiempo se fue internando más en el desierto, aislándose del mundo. Según la tradición, Antonio sería tentado por el demonio en el desierto en numerosas ocasiones. Esta leyenda daría paso para que se convirtiera en un tema favorito de la iconografía cristiana, siendo representado por escritores y pintores hasta nuestros días. Como ejemplo el Tríptico de las Tentaciones de San Antonio de El Bosco (1500-1525), la Tentación de San Antonio de Flaubert (1874) o el cuadro de Salvador Dalí La Tentación de San Antonio (1946).

En Pispir y Arsínoe organizaría dos grupos de ermitaños con los discípulos que se acercaban a él, atraídos por su vida austera. Terminó retirándose al Monte Colzim, junto al Mar Rojo, como ermitaño. Abandonaría su retiro, sobre el 310, para ir a Alejandría a predicar contra el arrianismo, y en defensa de San Atanasio. Moriría el 17 de enero del 356 a la edad, según la leyenda, de 105 años.

Existe una colección de anécdotas, que es conocida como "apotegmas" que viene a demostrar su espiritualidad evangélica que es clara e incisiva. Una de las leyendas que se cuentan en torno a su figura es:

En una ocasión se le acercó una jabalina con sus jabatos (que estaban ciegos), en actitud de súplica. Antonio curó la ceguera de los animales y desde entonces la madre no se separó de él y le defendió de cualquier alimaña que se acercara. Pero con el tiempo y por la idea de que el cerdo era un animal impuro se hizo costumbre de representarlo dominando la impureza y por esto le colocaban un cerdo domado a los pies, porque era vencedor de la impureza. Además, en la Edad Media para mantener los hospitales soltaban los animales y para que la gente no se los apropiara los pusieron bajo el patrocinio del famoso San Antonio, por lo que corría su fama. En la teología el colocar los animales junto a la figura de un cristiano era decir que esa persona había entrado en la vida bienaventurada, esto es, en el cielo, puesto que dominaba la creación.

Es el patrón de tejedores de cestos así como de los fabricantes de pinceles y de los animales domésticos.


Para más información, visite Andalupedia

http://www.andalupedia.es/p_termino_detalle.php?id_ter=872

Principales editores del artículo

Valora este artículo

1.7/5 (7 votos)