"I Concurso Wikanda: Misterios, Enigmas y Leyendas de Andalucía"

Wikanda:Netiqueta

De Wikanda
Saltar a: navegación, buscar

La participación libre en la Wikanda se basa en la presunción de que las colaboraciones tienen como objetivo ampliar el conocimiento existente: nadie invierte mucho tiempo en actos vandálicos. Como toda comunidad, pueden surgir desavenencias entre los miembros derivadas de diferentes puntos de vista o malentendidos. A continuación te presentamos algunos puntos que deben ser olvidados.

Presunción de buena fe

Al detectar un error o información improcedente en un artículo, debemos presuponer que no ha sido intencionado, en lugar de denuciarlo inmediatamente como un acto vandálico, propaganda, etc... El error debe ser corregido, evitando revertir la edición y dejando constancia de la corrección en el resumen de edición. Si es necesario, podemos explicar más ampliamente nuestra actuación en la página de discusión del artículo en cuestión o en la del editor del mismo . Así le damos la oportunidad de entender su error o explicarlo en caso de que su punto de vista difiera del nuestro o no entienda dónde está el fallo.

De este modo evitaremos malentendidos que puedan llevarnos a un conflicto más serio y, más importante aún, ayudaremos a los usuarios a familiarizarse con nuestras políticas de edición, posiblemente uno de las principales fuentes de dichos errores.

Pese a que en ocasiones el contenido nos lleve a pensar en la mala fe con que actuó el autor, nuestra actuación ante cualquier tipo de situación (sea corregir un error, sea una conflicto) deberá basarse siempre en la buena intención del mismo. De este modo evitaremos generar un conflicto o agravar una discusión.

Educación

Una comunidad como la de la Wikanda implica, por definición, que todos sus miembros son iguales. Todo el mundo tiene derecho a expresar su opinión, siempre y cuando lo haga de modo cortés y educado. El recibir un insulto no es justificación para responder con otro. Mantente calmado y no respondas en el momento. Obvia la alusión personal y reconduce la discusión hacia el objeto de la misma: el artículo.

Guerra de ediciones

En ocasiones, puede ser inevitable entrar en una guerra de ediciones. Debemos evitar entrar la dinámica de la reversión de artículos, ya que no lleva a la resolución del conflicto ni es productiva para la comunidad. Para ello emplearemos la página de discusión para enfrentar las distintas posturas y tratar de llegar a un acuerdo. Entrar en cuestiones personales, acusaciones, descalificaciones o insultos no ayudará. Nuestros argumentos deben basarse en las políticas de la Wikanda, sin olvidar el sentido común. Lo ideal en estas cuestiones es tratar de empatizar y entender el punto de vista de la otra persona. Si, finalmente, el entendimiento es imposible, podremos solicitar a otro editor o bibliotecario que actúe como mediador para ayudar a zanjar la discusión.

En tanto dure la discusión, la página será bloqueada por un bibliotecario no implicado en ella.