"Ebook del I Concurso Wikanda"

José Pino Rivera

De Wikanda
Saltar a: navegación, buscar
Fotografía de José Pino Rivera en el pinsapar de Yunquera (Málaga)

José Pino Rivera (1932-2018) nació el 19 de febrero de 1932 en la casa forestal de Las Contadoras, en la comarca de los Montes de Málaga. En esta comarca la mayor parte de las fincas eran propiedad de empresarios de Málaga y, además de ser residencias de verano, estaban dedicadas a cultivos de vid, almendro y olivar; otras eran dedicadas al pastoreo caprino, pocas. Por entonces su padre, Antonio Pino Rivera (1905-1973), trabajaba como ordenanza del ingeniero que llevaba la dirección de los montes adquiridos por el Patrimonio Forestal del Estado. Años más tarde su familia residió en la casa de la finca Godino, desde donde su padre atendía su trabajo de ordenanza del ayudante de ingeniero que residía en la casa de la finca Pocopán y que dirigía los trabajos de corrección de torrentes con albarradas y diques, albarradas en los cahorros y cañadas y diques en el curso de arroyos, como el de Arroyo de Chaperas, desde su inicio hasta la desembocadura en el Río Guadalmedina. Posteriormente la familia fija su residencia en la casa forestal de Localvo. Su padre, Antonio Pino Rivera, aparece con el número de orden 200 en el listado de guardas con 4000 pesetas de sueldo anual en el Escalafón General del Cuerpo de Guardería Forestal de la Dirección General de Montes, Caza y Pesca Fluvial de 1946, con fecha de ingreso 1 de septiembre de 1930 y destino en la 7ª División Hidrológica Forestal con sede en Málaga (BOE, núm 150, de 30 de mayo de 1946).

En 1959 se casó en Colmenar (Málaga) con Josefa Díaz Pérez (1936) y tuvieron cuatro hijos: Antonio (1959), José (1962), Carlos Javier (1972) y Ángel (1977).

José Pino aprobó la oposición al Cuerpo de Guardería Forestal en 1958 y durante cuarenta y nueve años trabajó en la Administración Forestal y de Medio Ambiente en la provincia de Málaga (Montes de Málaga, Alfarnate, Yunquera, Tolox y Málaga capital).

Aprobada la oposición a la Guardería Forestal, es destinado a la Casa Forestal de Las Contadoras (hoy día sede del Aula de la Naturaleza de Las Contadoras). En esta primera etapa profesional (1959-1964) trabajó en las repoblaciones hidrológico-forestales de los Montes de Málaga.

En 1964 se le encargan los trabajos de repoblación de la Sierra de Enmedio de Alfarnate (Málaga). Este monte del Ayuntamiento, de cerca de 400 hectáreas, fue consorciado con el Patrimonio Forestal del Estado y fruto de ese convenio se realizó la repoblación forestal con almendros y con diferentes especies de pino (pino halepensis, pino negral y pino rojo). "El Ayuntamiento solicitó que la zona de monte no ocupada por las plantaciones de pinos, se le aplicara una plantación de semilla de almendros, dado que en dicha zona habia muchos almendros bravíos, el Patrimonio Forestal concede la autorización, y entonces me conceden el cuidado y realización de los trabajos que abona el Estado, se abrieron treinta y cinco mil hoyos en las noventa y una hectáreas que componían la parcela a poblar. A su vez los ejemplares de almendros bravíos se podaron e injertaron en dos clases de almendros, "almendro valenciano o desmayo" y "almendro marcona" que polinizaban a los otros en su tiempo de floración; me trajeron la planta para injertar de la Finca de las Monjas del término municipal de Loja (Granada) y se realizaron dos mil injertos de hallozas, que así llamaban los lugareños de allí a los almendros bravíos. Aquel mismo año de ser injertados echaron algunos frutos, ya que como tenían mucha fuerza los tallos, florecieron ese mismo año" (el párrafo es copia de sus memorias). La repoblación de la Sierra de Enmedio fue un éxito y el Ayuntamiento de Alfarnate en sesión plenaria celebrada el 21 de febrero de 1966 acordó por unanimidad hacer constar en acta su gratitud a la colaboración técnica y desinteresada que prestó José Pino con todo entusiasmo en la repoblación forestal (véase escrito del Alcalde de Alfarnate de 22 de febrero de 1966).

José Pino dedicó dieciseis años de su vida, desde 1969 a 1985, a la conservación del pinsapar de Yunquera (Málaga), en la Sierra de las Nieves. Muchos yunqueranos recuerdan aún aquellos años en los que la actividad y los trabajos forestales en “la sierra” no faltaban a lo largo del año. Así, muchos jóvenes terminada la Educación General Básica, comenzaban su devenir laboral en “los pinos” asegurados en el Régimen Especial Agrario de la Seguridad Social gracias a ese primer empleo remunerado por el Instituto para la Conservación de la Naturaleza (ICONA). Los primeros días después de su llegada a Yunquera José Pino comprueba que necesita una caballería que le facilite los desplazamientos a la sierra. Recorre e inspecciona el monte y redacta sus primeros oficios en los que traslada a la Jefatura Provincial sus dos primeras propuestas de trabajos forestales: la ampliación y mejora de la red de sendas y caminos, para comunicar las distintas zonas de la sierra, y la construcción de una red de cortafuegos, para proteger los bosques de pino y de pinsapo de incendios forestales. Se aprueban los trabajos y se ejecutan en los años siguientes, teniendo como resultado final la consecución de una red de comunicación formada por 33 km de sendas y dos pistas forestales, una de 9 km, de Yunquera al pinsapar, y otra de 12 km, desde la carretera de El Burgo a la Cueva del Agua, y una red de protección contra incendios forestales formada por 14 km de fajas cortafuegos. A esas primeras propuestas de trabajo seguirán otras muchas: siembras, repoblaciones, podas, claras, desbroces, preparación y cultivo en el vivero de la Cueva de Agua, puesta en funcionamiento del punto de vigilancia contra incendios forestales del Cerro de Las Abejas,dotación de retenes contra incendios forestales, etc. Entre 1968 y 1983 en el monte de Yunquera se repueblan 768 hectáreas de pinsapo, se realizan claras en 340 hectáreas y desbroces y podas en 1625 hectáreas (Álvarez Calvente, 1996). Estas labores de repoblación y el resto de actuaciones forestales han permitido la restauración natural del pinsapo y una dinámica positiva de regeneración (Salmoral Portillo et altres, 2008). Se trata del periodo de mayor actividad forestal en la sierra de Yunquera de su historia reciente, caracterizado por una alta demanda temporal de trabajadores, lo cual favoreció la incorporación de muchos jóvenes a su primer empleo remunerado y asegurado, y por sus repercusiones positivas en la economía y sociedad yunquerana.

El éxito de la regeneración del pinsapar de la Sierra de las Nieves es un logro colectivo. Los trabajos forestales en el pinsapar de Yunquera se institucionalizan con el Decreto de 14 de mayo de 1956 por el que se declara la utilidad pública y necesidad y urgencia de la ocupación, a efectos de su repoblación forestal, de diferentes terrenos situados en los términos municipales de El Burgo, Yunquera y Ronda, de la provincia de Málaga, para evitar que por efectos de la erosión disminuya ostensiblemente la capacidad de embalse del pantano del Conde de Guadalhorce. Tres años más tarde (1959) se firma el consorcio de parte del monte de Yunquera, que oficialmente se denomina “Monte Pinar”, con el Patrimonio Forestal del Estado; en 1.961 este consorcio se amplía a la totalidad de la superficie. Álvarez Calvente (1996) en su texto “Repoblaciones y trabajos de regeneración en el pinsapar de la Sierra de las Nieves (Málaga)” diferencia tres periodos en los trabajos de repoblación y regeneración del pinsapar de Yunquera: de 1.959 a 1.967, de 1.968 a 1.972 y de 1.973 a 1.983. En 1959 el doctor ingeniero de montes José Ángel Carrera Morales, Jefe Provincial del Patrimonio Forestal del Estado en Málaga, crea y dirige el equipo técnico encargado de los trabajos, constituído por Miguel Álvarez Calvente, doctor ingeniero de montes, y por Ángel Campo Morate y Juan Rodríguez de Velasco y Rodríguez, auxiliares técnicos facultativos. Años más tarde, en octubre de 1969, Carrera Morales incorpora al equipo a José Pino, destinado ese año al monte de Yunquera. Los dos se conocen desde 1959, cuando es destinado a la Casa Forestal de Las Contadoras en los Montes de Málaga. José Pino aporta al equipo su experiencia de campo en las repoblaciones hidrológico-forestales de los Montes de Málaga (1959-1964) y en las repoblaciones de la Sierra de Enmedio de Alfarnate (1964-1969); sus cometidos son mejorar y dar un impulso a los trabajos de vigilancia y custodia del monte de Yunquera y realizar la dirección, control y seguimiento sobre el terreno de las repoblaciones forestales, tanto de las ejecutadas en años anteriores, como de las planificadas ejecutar en los años venideros; en palabras de Carrera Morales, "... tengo un monte con interés de la provincia de Málaga y de España en su conservación..."; ese monte era el de Yunquera, en la Sierra de las Nieves.

José Pino se encargó además durante esos años de los trabajos de repoblación de Las Morenas de Briñuelas, monte de 205,5 hectáreas de superficie, en el término municipal de Yunquera, adquirido por el Patrimonio Forestal del Estado en 1969. Sin demora comenzaron los trabajos; en orden consecutivo, se sucedieron diferentes trabajos: reparación y encalado de los mojones perimetrales, replanteo de la nueva pista forestal, apertura de terrazas de repoblación, plantación del pinar en las terrazas y apertura de un nuevo carril de acceso. Realizada la plantación, una plaga de conejos estuvo a punto de arruinar la repoblación. Según consta en el archivo de José Pino en el mes de mayo de 1970 se realizaron los trabajos de replanteo del nuevo camino o pista forestal de la Briñuela, desde el Puerto Maderos al Puerto de Ronda; la reparación y encalado de mojones del perímetro Este, Norte y Oeste se realizó durante el mes de julio de 1970. Para la repoblación del monte se procedió a realizar terrazas de plantación durante el mes de julio y agosto de 1970. Preparado el terreno, la plantación se realizó durante la segunda quincena del mes de diciembre de 1970, enero y primera quincena de febrero de 1971. Se plantaron a mano, sobre hoyos abiertos en la terrazas, un total de 110.400 posturas, a dos plantas por postura y hoyo. En total se plantaron 35.100 posturas con plantas de pino carrasco, procedente del vivero de El Burgo, y 75.300 posturas con plantas de pino pinaster, procedente del vivero de Tolox. Se emplearon 929 jornales en la plantación. La apertura en agosto de 1973 de la pista forestal a Morenas de Briñuelas precisó en algunos tramos del empleo de explosivos para romper la roca. Los trabajos con explosivos requerían de un control diario riguroso de la pólvora, mecha y fulminante empleados. En total se emplearon 225 kg de dinamita, 600 m de mecha y 600 fulminantes. La pista forestal construída en 1973 llegó hasta el Cortijo de las Morenas. Más tarde, en el verano de 1982 se trazó el tramó del Cortijo de las Morenas a la Cueva del Agua. Ese verano una extrema sequía agotó el manantial de la Cueva del Agua y con urgencia, para no perder la planta del vivero, se trazó y se realizó el nuevo tramo de pista forestal. El trazado del nuevo tramo lo realizó el ingeniero técnico forestal Francisco Rodríguez Cañero con la colaboración de dos estudiantes en prácticas, Francisco Rodríguez y Silva y José Pino-Díaz. Hoy día la imagen que ofrece Google Map nos permite ver la zona a vista de satélite y observar la frondosidad del bosque actual, resultado del éxito de los trabajos forestales realizados a partir de 1969.

El año 1977 se celebró el Centenario de la creación de la Guardería Forestal del Estado. Con tal motivo se organizaron diferentes actos y celebraciones; en uno de ellos, que tuvo lugar en El Burgo, se inauguró el Mirador del Guarda Forestal; en otros se homenajearon a personas destacadas por su trabajo, entre ellas José Pino, a quien se le hizo entrega de la Medalla al Mérito Agrícola, por su especial esfuerzo, celo y dedicación a la conservación del pinsapar de Yunquera. Durante su larga trayectoria profesional promocionó sucesivamente por méritos a los puestos de Jefe de Comarca de la Sierra de las Nieves y de Subinspector Provincial de Málaga.

Desde 1985 a 2007, año de su jubilación, estuvo destinado en Málaga capital, en la Delegación Provincial de la Administración Forestal y de Medio Ambiente de Málaga.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

0.0/5 (0 votos)